/ by Ana Maria Velasquez

Por NOBLANCO

Amigos.png

Retrato_Carlos_Roldan copy.png


A Ani la conocí recién se graduó de diseño gráfico, inclusive trabajamos por un tiempo juntos cuando fuimos empleados en una empresa de software para Internet.
Detallista al extremo, para Ani la perfección es solo el primer escalón a su obsesión por lo más mínimo, no importándole el tiempo que dedique a sacar adelante lo que tiene en la cabeza, por ello disfruta tanto su independencia. Esa obsesión nos ha permitido a quienes seguimos su trabajo disfrutar de piezas sublimes de una laboriosidad propia de un monje tibetano.
Es una gran ilustradora sacando lo mejor de los lápices de colores, acrílicos, hasta de recortes de papel; una abanderada de lo hecho a mano y la herramienta «análoga», diferenciándose de lo digital que hoy tanto abruma. Desde hace unos años se ha inclinado por la actividad artística participando en distintas muestras y exposiciones donde solamente obedece a sus propios proyectos gozándose cada tema hasta exprimirle cada detalle.